Informando hoy, lo que usted utiliza para el futuro

domingo 21, julio 2024

Estrés hídrico: la crisis global de agua que amenaza a millones

Comparte:

A principios del 2018, Ciudad del Cabo, Sudáfrica, estuvo a punto de convertirse en la primera gran ciudad del mundo en quedarse sin agua. Con la amenaza del «día cero» acercándose, la ciudad se vio obligada a implementar estrictas medidas de restricción.

Los ciudadanos tuvieron que reducir su consumo a 50 litros por día, con duchas de solo dos minutos y prohibiciones para regar jardines, lavar coches o llenar piscinas. Gracias a estas medidas y a las lluvias inesperadas, Ciudad del Cabo logró evitar el desastre, pero la crisis evidenció la fragilidad del suministro de agua en muchas regiones del mundo.

El estrés hídrico se define como la situación en la que la demanda de agua supera la cantidad disponible o cuando la calidad del agua limita su uso. Según la ONU, una región sufre estrés hídrico si sus suministros anuales caen por debajo de los 1.700 m3 por persona. Actualmente, una de cada seis personas en el mundo enfrenta esta situación, exacerbada por el cambio climático, el crecimiento demográfico y la mala gestión de los recursos hídricos.

Factores que contribuyen al estrés hídrico

Las causas del estrés hídrico son múltiples y complejas:

  • Cambio climático y calentamiento global.
  • Crecimiento demográfico.
  • Disminución de las temporadas de lluvia.
  • Contaminación de ríos y acuíferos por actividades industriales.
  • Mala gestión de los recursos hídricos.
  • Conflictos bélicos.

En Siria, más de la mitad de la red de agua ha sido dañada por los combates, y en Yemen, la población sin acceso a agua segura ha aumentado del 40 % al 70 % desde el inicio de los conflictos.

Impacto global del estrés hídrico

Según proyecciones del World Resources Institute (WRI), para el 2050, el 31 % de la población mundial podría vivir en regiones con alto a extremadamente alto estrés hídrico. Países como los Estados Unidos, China e India enfrentarán grandes desafíos debido a la reducción del agua disponible, especialmente en áreas como el suroeste de los EE.UU. y la provincia china de Ningxia.

En Sudamérica, Chile ha pasado de un estrés hídrico medio en el 2010 a uno extremadamente alto en el 2040. En Europa, España y Grecia son las naciones más afectadas, junto con los países del norte de África.

Soluciones y medidas para mitigar el estrés hídrico

Es crucial tomar medidas inmediatas para reducir los riesgos asociados al estrés hídrico. Entre las soluciones propuestas se encuentran:

  • Limitar el uso del agua en actividades no esenciales.
  • Plantar cultivos más eficientes.
  • Promover infraestructuras de depuración y desalación.
  • Restaurar bosques.
  • Reducir el desperdicio de alimentos.
  • Fomentar dietas sostenibles.

El compromiso de gobiernos, instituciones locales, el sector privado y cada individuo es fundamental para lograr un uso más sostenible del agua y alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible 6: agua y saneamiento para todos antes de 2030.

El agua es un recurso esencial para la vida, y su escasez se está convirtiendo en un problema cada vez más grave a nivel mundial. Con más de 2,000 millones de personas sin acceso a agua potable y 3,200 millones viviendo en zonas con alto déficit hídrico, es vital actuar ahora para asegurar un futuro sostenible. La colaboración global y la implementación de estrategias efectivas pueden ayudar a mitigar los efectos del estrés hídrico y proteger este recurso vital para las generaciones futuras.

Las más leidas

spot_img

Mira otros tags: